Marcas en la cara hechas por las mascarillas de protección – Dr. Nicola Sgarbi

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este pasado miércoles la orden del Ministerio de Sanidad que regula el uso generalizado de las mascarillas en la vía pública y en cualquier lugar cerrado de uso público. Así, a partir de este jueves, las personas mayores de seis años (con excepciones) deberán hacer uso de la mascarilla, sobre todo, cuando no se pueda garantizar una distancia social mínima de dos metros.

De esta forma, la mascarilla – ya sea casera, quirúrgica o FFP2 – se establecerá como complemento diario en la transición a la «nueva normalidad». Ir al cine, visitar museos o pasear por calles concurridas no es posible sin este sistema de protección. Una decisión no exenta de polémica y que deja en el aire algunas dudas sobre posibles «contra indicaciones» en su uso continuado.

Ir al cine, visitar un museo o pasear por calles concurridas no será posible sin mascarilla

Por ejemplo, en Sevilla ha coincidido la orden ministerial con la llegada de las altas temperaturas. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no prevé que los termómetros bajen de los 30ºC en lo que resta de mes. Es por ello que muchos usuarios preguntan sobre la idoneidad de usar la mascarilla con tales temperaturas.

Desde ABC de Sevilla hemos consultado a tres profesionales médicos de Sevilla para poder arrojar luz sobre las posibles contraindicaciones de usar mascarilla durante un tiempo prolongado con o sin temperaturas altas.

Alergias por contacto

En respuesta a esa posible incompatibilidad entre las mascarillas y el calor, Antonia Gasch Illescas, médico especialista en Medicina

Antonia Gasch

Antonia Gasch

Preventiva y Salud Pública del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, aclara que el uso de esta protección no es incompatible con ninguna estación del año. «Si la usan personas que no cuentan con ninguna alergia, no habría ningún problema en el uso de las mascarillas. En verano se sudará más, sí, pero lo bueno es que hay también una gran variedad de materiales para elegir el que mejor nos vaya», explica la doctora.

De otro lado, el catedrático de Dermatología del Virgen del Rocío, Julián Conejo-Mir, destaca la posibilidad de que el usuario pueda tener alguna alergia a algún material que compone la mascarilla. «Las mascarillas que no están homologadas son muy bastas y muy irritantes porque son muy rígidas. Las mascarillas más adecuadas son las quirúrgicas que se venden en las farmacias. Hay que buscar las que cuentan con certificados, puesto que son las que mejor calidad de materiales tiene», afirma.

Respecto a las alergias por contacto, el doctor especialista en Medicina Interna, Celso Pareja Obregón, advierte que las gomas y los metales existentes en algunas mascarillas también pueden propiciar la aparición de eccema en la zona de las orejas.

Enfermedades de la piel

Julián Conejo-Mir

Julián Conejo-Mir

Si la alergia ya se lleva de base, es decir, si la persona tiene alguna enfermedad como la rosácea o alguna dermatitis atópica o seborreica, el uso de este sistema de protección las empeora.

Lesiones por compresión

El uso inadecuado de algunos tipos de mascarillas (como la FFP2) también puede acarrear ciertas lesiones en la cara. «Si llevamos la mascarilla muy apretada, es probable que salgan erosiones en las orejas, lesiones en los pómulos e incluso en el dorso nasal», explica Conejo-Mir.

Sudoración y excesos de humedad

El doctor Pareja Obregón también destaca que el uso prolongado de la mascarilla, por ejemplo, en los puestos de trabajo pueden conllevar efectos secundarios como problemas de excesos de humedad. «La parte que cubre la mascarilla puede presentar irritaciones, eccemas e incluso hongos», asegura.

«Lo ideal es que cada hora, o cada dos horas máximo, se haga un pequeño descanso. Retirar la mascarilla durante unos diez minutos para que se ventile el rostro e incluso aplicar un poco de gel hidroalcohólico. Y, por supuesto, cambiar la mascarilla cada cuatro horas».

Efectos indirectos en la piel

Celso Pareja Obregón

Celso Pareja Obregón

El catedrático Conejo-Mir también ha querido dejar en evidencia la

tendencia de algunos usuarios de abandonar el cuidado de la piel facial desde que se recomienda el uso de mascarillas. «De forma indirecta, el uso de las mascarillas envejece la piel, puesto que ha llevado a mucha gente abandonar tratamientos y el cuidado diario de esta zona», explica.

A pesar de todo esto, estos profesionales abogan por el uso sistemático de la mascarilla como medida de control de la epidemia de la Covid-19. «El confinamiento es una buena medida de control del virus, ahora que hemos perdido esa medida de control, debemos contener y prevenir. Para ello, la medida más fácil y eficiente es el uso de las mascarillas», sentencia la doctora Gasch.


Fuente: https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-mascarillas-obligatorias-existe-riesgo-prolongado-altas-temperaturas-202005211315_noticia.html